03 Aspectos a tener en cuenta – Anticipación / La mirada / La ubicación

<-ANTERIORSIGUIENTE-> 

  <ÍNDICE GENERAL>

__ . __

La anticipación.

En ocasiones es posible que al conducir por carretera nos encontremos con tráfico denso y otras muchas veces la circulación será fluida y dispondremos de un espacio holgado con respecto al resto de vehículos.

No obstante cuando conducimos en ciudad, de manera habitual la cantidad de vehículos por m2 será elevada, lo cual implicará que la superficie disponible a nuestro alrededor se vea reducida de forma notable y este será un factor muy a tener en cuenta.

Esa alta densidad del tráfico y la consiguiente reducción del espacio entre nosotros y los vehículos que nos rodean hará que nuestra capacidad para anticiparnos y ‘prever lo que puede ocurrir antes de que suceda’, se convierta en una habilidad fundamental. 

Revisemos algunas sugerencias que pueden ayudarnos a mejorar nuestra anticipación.

Si conducimos habitualmente por ciudad habremos podido observar que el tráfico no siempre se ‘comporta’ igual. Sobre todo en vías de circunvalación y en los accesos a la ciudad, cuando el tráfico es denso, no parece que haya una razón pero hay días en los que fluye de manera ‘tranquila y ordenada’, y sin embargo otras veces y con condiciones aparentemente similares, parece que existe cierto ‘nerviosismo generalizado’; con más cambios entre carriles, más frenazos bruscos,…😲

Para incrementar nuestra seguridad será importante identificar y extremar la precaución en esos días en los que los vehículos parecen circular de forma ‘más estresada’.

Otro indicio que nos permitirá adelantarnos a un posible problema es cuando detectamos un vehículo que circula por delante de nosotros, ya sea justo a continuación o bien algo más adelante, y que actúa ‘de forma extraña’. Por ej.:

  • Si en su carril se va desplazando lentamente hacia un lado y luego hacia el otro, llegando incluso a pisar alguna de las líneas que delimitan su carril, o porque
  • El vehículo que le precede se ha puesto en movimiento hace ya bastantes segundos y sin embargo él permanece parado. 

Si rebasamos a estos vehículos, habitualmente descubriremos que además de conducir, el conductor está haciendo alguna otra actividad como cambiar la emisora de radio o algo que parece cada vez estar más de moda: hablar con el móvil y en muchas ocasiones incluso ¡atender mensajes de texto! 😲  ¿Y el resultado…? pues esa conducción en zigzag o esa detención inexplicablemente prolongada cuando el resto del tráfico ya se ha puesto en marcha. 

También puede hacernos sospechar si el vehículo que nos precede conduce especialmente lento y sus luces de freno se encienden regularmente. En este caso es probable que esté buscando aparcamiento y si lo encuentra también es posible que ‘se lance a por él’ quizás sin tomar todas las precauciones respecto al tráfico que le rodea (en coche, encontrar un aparcamiento puede ser interpretado como una ‘oportunidad que no hay que dejar escapar’…) 

Los apuntes anteriores son ejemplos de posibles situaciones en las que algún indicio puede hacernos sospechar y estar alerta, pero hay muchos otros y cada uno deberá elaborar su ‘lista particular’ que le permitan anticipar situaciones de riesgo.

Sea cual sea su origen, generalmente esas señales nos avisarán de una potencial falta de atención por parte de ese conductor. 

No obstante cualquier vehículo puede realizar una maniobra inesperada y sin previo aviso, por lo que, tanto si hemos observado un comportamiento ‘extraño’ como si no, debemos estar siempre alerta respecto al tráfico que nos rodea (especialmente si hemos observado un indicio sospechoso).

La mirada.

Para conseguir anticipar nuestra reacción, será importante la distancia en la que, por delante de nosotros, fijamos nuestra mirada. 

Al conducir en carretera nuestra mirada convendrá situarla adelantada respecto a nuestro vehículo y deberemos alejarla progresivamente a medida que aumentamos la velocidad.

No obstante al conducir en ciudad será mejor aplicar una estrategia parecida a la que se utiliza en la conducción de moto en enduro: combinar entre cerca y lejos la distancia de nuestra mirada. 

Aproximadamente un 60% cerca y 40% lejos (los porcentajes son solo para dar una idea aproximada). El motivo es porque:

  • Generalmente estaremos rodeados de otros vehículos por lo que, para detectar sus maniobras, controlar lo que ocurre a nuestro alrededor y poder reaccionar en caso necesario; será clave mirar cerca.
  • Asimismo, será importante combinar esa mirada cercana con otra más alejada porque en numerosas ocasiones hay situaciones que se originan más adelante, generalmente frenadas bruscas 😲 que se van ‘transmitiendo’ por la fila de vehículos de manera cada vez más acentuada (cada coche siempre frena un poco más de lo que ha frenado el vehículo que le precede y así sucesivamente) y hasta llegar donde estamos nosotros. La mirada alejada nos permitirá detectar estas situaciones y antes de que sus efectos lleguen hasta nosotros, anticipar nuestra reacción.

Una ventaja a nuestro favor es que con la mayoría de modelos de moto disfrutaremos de una posición de conducción más elevada de la que tendríamos si condujéramos en coche. 

Esa posición nos permitirá mantener una mirada alejada y ampliar nuestro campo de visión por encima de la mayoría de vehículos (salvo si son camiones, 4×4 o furgones), pudiendo así controlar lo que ocurre en la circulación que nos precede y anticipar posibles problemas como por ej. cuando nosotros estamos avanzando pero algo más adelante, los vehículos están detenidos. 

Al conducir en ciudad conviene combinar la 

mirada cerca/lejos. Eso nos permitirá detectar 

las situaciones complicadas que se produzcan 

tanto cerca de nosotros como más adelante

Un recomendación sencilla a la vez que importante y que puede parecer evidente pero que no conviene tomar a la ligera consiste en dirigir nuestra mirada siempre hacia donde queramos que vaya nuestra moto. 

Por supuesto nuestra vista nos permitirá localizar problemas (un agujero en el asfalto, líneas pintadas que conviene evitar, …) pero por curioso que parezca, si centramos nuestra mirada en estos obstáculos, facilitaremos que la moto se dirija hacia ellos y eso es justo lo que no nos interesa. 😲

Ubicación de la moto en el carril.

Circular centrados tras el vehículo que nos precede no es la opción más segura

¿Qué podemos hacer si la mirada cerca/lejos no nos ha permitido anticipar un frenazo brusco del vehículo que nos precede y ¡entre él y nosotros no disponemos del espacio suficiente que nos permita detener nuestra moto!?

Para gestionar correctamente este tipo de situaciones será importante la posición que ocupemos en nuestro carril con relación al vehículo que nos precede, porque si este frena bruscamente y nuestra moto circula centrada detrás de él, podríamos llegar a colisionar contra su parte trasera. 😟

En cambio si nos acostumbramos a circular dentro de nuestro carril (¡siempre dentro de nuestro carril!) pero ladeados, bien a la izquierda o a la derecha, en caso de que el vehículo que nos precede frene de manera brusca y no dispongamos del espacio suficiente para poder detener nuestra moto, tendremos la posibilidad esquivarlo pasando por su lado y evitar así la colisión. 

En moto, circular ladeados nos facilitará el 'escape' si el vehículo que nos precede frena bruscamente
Circular ladeados nos facilitará el ‘escape’ si el vehículo que nos precede frena bruscamente

Será una maniobra ‘de emergencia’ en la que es posible que incluso rocemos el lateral de nuestra moto

con el costado del vehículo que estamos esquivando. Pero eso siempre tendrá unas consecuencias menores de las que supondría un impacto directo contra su parte trasera. 😲

Además si habitualmente llevamos esa posición ladeada en nuestro carril, en ocasiones podremos mirar a través del retrovisor lateral del vehículo que nos precede (bien el izquierdo o bien el derecho según sea nuestra posición) y eso nos permitirá, aunque sea parcialmente, ver lo que está haciendo el conductor del vehículo: conducir con atención o quizás atender el movil, encender un cigarrillo, etc. y de esa forma podremos anticipar un posible despiste. 

Una ventaja añadida de estar posicionados de manera que podamos ver al conductor por su retrovisor lateral

Circular ladeados facilita que seamos visibles por el retrovisor del vehículo que nos precede

es que de esa forma garantizamos que no estamos en su ángulo muerto de visión y que si pretende realizar una maniobra, nos detectará cuando mire por el retrovisor antes de realizarla. No obstante atención porque esto no garantiza que vaya a mirar por el retrovisor antes de iniciar la maniobra…😲😟😲

Por otro lado, tengamos en cuenta que si en lugar de circular ladeados, lo hacemos centrados en el carril y el vehículo que nos precede no dispone de retrovisor interior (furgones, camiones, autobuses, etc.) o si que lo tiene pero está inutilizado porque transporta una carga que le impide ver los vehículos que tiene detrás, en estos casos muy posiblemente para ese conductor no existimos sencillamente porque no puede vernos. 😲😟😲

__ . __

(Intermitentes / Retrovisores)-SIGUIENTE->